Connect with us

GIRO DE ITALIA 2018

El hombre que conquistó la Cima Coppi

Muere el ex ciclista vizcaíno Andrés Gandarias a los 75 años de edad

Andrés Gandarias, a la derecha, junto al italiano Dancelli, tras la octava etapa del Tour de 1969. MDC

27 de mayo / Etapa 21 / Roma-Roma (115 Kms.)


En 1976 el ciclismo estaba cambiando de generación dominante, aunque los “viejos” seguían dando guerra. Eddy Merckx aún ganó ese año su última Milán-San Remo, la Setmana Catalana y una etapa de la Tirreno-Adriático. Ocaña había acabado segundo en la Vuelta a España, y Felice Gimondi lucía la maglia rosa de líder en el Giro de Italia. La carrera llegaba a los Alpes, donde se debía decidir, y la etapa reina, el 9 de junio, entre Longarone y la cumbre del Vaiolet, en los Dolomitas.

En esa temporada, Andrés Gandarias, natural de Ibarruri, pero residente en Durango, corría en el equipo cántabro del Teka. Después de debutar como profesional en el Kas, había recorrido prácticamente todos los equipos españoles que existían en aquellos años. Después del conjunto vitoriano se enroló en el Werner Televisión, luego en el De Kova, La Casera y Monteverde. Después llegó el Teka y el último, antes de retirarse fue el Novostil.

Gandarias, hombre de pocas victorias, había brillado sobre todo en el Tour de 1969, el año en el que se dio a conocer la furia desatada de Eddy Merckx. En el segundo sector de la octava etapa, entre Divonne Les Bains y Thonon, 136 kilómetros después de haber disputado una contrarreloj por la mañana que ganó Merckx, se fugó junto con el italiano Michelle Dancelli, del equipo Molteni, y ambos llegaron juntos a la meta a pesar de una caída de Andrés. Su rival le esperó. Venció el italiano, pero Gandarias se colocó en una buena posición clasificatoria. Por la mañana había sido decimosexto en la crono. Ese mismo día se retiró Luis Ocaña. Al día siguiente, en la meta de Chamonix, sólo Pingeon, Merckx y Van Impe entraron delante de él. Se colocó décimo en la General. Acabaría quinto.

La revista Miroir du Cyclisme le dedicó un reportaje: “Por supuesto, escuchamos hablar de el en las etapas alpinas, pero apenas nos dimos cuenta de que había estado cerca de la cabeza desde el comienzo. Se  despistó una vez, en la etapa de Mulhouse ganada por el portugués Agostinho y concedió tiempo a los favoritos. Pero desde entonces, los colapsos entre los primeros han sido tan numerosos que ha resurgido en los primeros lugares de la carrera ayudado por su gran facilidad en las montañas. En la escabechina en la etapa que llevó a los ciclistas a Briançon, atacó en el Col de la Madeleine. Iba en cabeza. Pero su intento fue prematuro. Al menos eso fue lo que su director deportivo Dalmacio Langarica pensó en ese momento: ‘No debería haber atacado en el primer puerto. Se encontró sin fuerza en el Galibier y ahí es donde debería haber llevado su esfuerzo’. Y sonriendo, Gandarias lo reconoció: ‘Es la montaña más dura que he escalado desde hace dos años que soy profesional’. Porque este ciclista de 26 años solo ha sido profesional durante dos años. Esta promoción tardía es un hábito en España. Galdos y Lazcano, que tienen 22 años, son solo neo profesionales, lo que a veces ha llevado a decepciones. Los ciclistas están desgastados prematuramente por una larga carrera en los aficionados. Pero en el caso de Gandarias llegar tarde fue un éxito. El año pasado, fue noveno en el Tour, y el segundo mejor español desde que San Miguel quedó en cuarto lugar. Para que Gandarias llegue s buen puerto sería necesario que el Tour no encadene demasiados descensos. Porque como Bahamontes, como Jiménez. el español es bastante mal bajador. Así fue como tras la ascensión del Allos, se quedó atrás tras ascender en la  distinguida compañía de  Poulldor. ‘Tengo miedo’, dice. Esta es, probablemente, la única debilidad de este corredor completo que no solo escala, porque también, se comporta muy bien contra el reloj. Y luego. está la cuestión de la moral. La eliminación de González y Ocaña. le ponen en la tesitura de ser el mejor español. Este sorprendente corredor tiene un lema: Todo por el Tour”.

Ya había pasado tiempo para Gandarias y para todos, desde aquel prometedor Tour de Francia, cuando a Andrés Gandarias le llegó la oportunidad de coronarse como vencedor de etapa en el Giro. Era la etapa reina; Gimondi mandaba en la General y Eddy Merckx, ya en el ocaso, había anunciado que tal vez abandonaría a mitad de etapa, aunque al final resistió. Se ascendían cinco puertos de Primera aquel día. Gandarias lo intentó muy pronto, después de un primer ataque de Esparza, pero a su rueda se pegó el belga De Muynck, uno de los favoritos, y el pelotón se alarmó y salió en su busca.

Andrés Gandarias, durante una escapada en el Tour de 1969.

Andrés Gandarias, sin embargo, tenía fuerzas para intentarlo otra vez. Lo hizo poco después de la caza, mientras el pelotón cogía aire. Quedaban todavía 47 kilómetros para llegar a la meta y tres puertos: el Gardena, el Sella, la cima Coppi, y la torre de Vaiolet, donde estaba situada la meta, con un kilómetro final de tierra y piedras, y pendientes del 20%. Los espectadores empujaban primero a los coches que patinaban en las cuestas. Después lo hicieron con los ciclistas italianos.

En Gardena, Andrés Gandarias pasó con 50 segundos de ventaja. En el descenso, a pesar del miedo de años atrás, aumentó la diferencia, que ya superaba el minuto. Le quedaban las impresionntes rampas del Sella, la Cima Coppi, a 2.214 metros de altitud. Le seguían Moser y De Witte, y pese al intento de caza, en el alto la ventaja había aumentado a dos minutos. Conservaba esa distancia en Campitello di Fasso, a seis kilómetros de la meta, donde empezaba la ascensión. Decía encontrarse como en 1969 en aquellos puertos del Tour que le llevaron al quinto puesto. Por detrás, el pelotón se rompía. De Muynck trataba de desbancar a Gimondi, pero Andrés seguía a los suyo. “Los malos momentos los he pasado a un kilómetro de la meta Era un veinte por ciento de desnivel y sin asfalto, sólo piedras y tierra. Creí que me quedaba clavado, pero lo que más temía era un pinchazo. El coche seguidor no podía continuar por nuestro recorrido, Aunque nuestro mecánico se cargó la máquina al hombro y corría detrás de mí, no las tenía todas conmigo”.

La del Giro de 1976 fue la mejor victoria de Andrés Gandarias. “Ni yo mismo me lo creo. He ¡do todo el camino rezando  para que- Santiesteban me diera fuerzas desde el cielo”. El corredor cántabro había muerto en la primera etapa de ese mismo Giro, tras golpearse con un mojón de la carretera. “Me ha debido escuchar porque al final, cuando las piernas no querían pedalear más, pensaba en que le iba a llevar el ramo de flores a su tumba y parecían cobrar nuevos ánimos, Es mi mejor triunfo Un solo triunfo por el que vale la pena ser corredor”.

Hoy, el mismo día que terminaba el Giro, al día siguiente de la victoria de Mikel Nieve en otra cima de la carrera italiana, Andrés Gandarias ha muerto a los 75 años. Queda su recuerdo.

 

 

Siga leyendo
Aviso
Toque aquí para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COPA DEL MUNDO 2018

LOS TEMAS MÁS VISTOS

FACEBOOK

Copyright © 2017 FIEBRE DEPORTIVA SL redaccion@fiebredeportiva.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CANTERA
Un digno Athletic Juvenil no salta la valla del Atlético
El Athletic Juvenil busca una machada
El Athletic valora recuperar a Guillermo
“No se nos puede exigir en 15 años el nivel que alcanzaron los hombres en más de 100”

ENTREVISTA / AINHOA TIRAPU

Damaris Egurrola, en el equipo ideal de la Liga Iberdrola

La jovencísima jugadora del Athletic, entre las más votadas por entrenadores...

Un duro rival en semifinales

El Athletic se enfrenta al Barcelona por una plaza en la...

El Athletic, en semifinales

Los dos goles de Lucía Córdoba doblegan a una Real que...

MUNDIAL DE RUSIA 2018
Se tambalea el mundo

La derrota de Alemania y el empate de Brasil propician un...

Messi y diez menos

Argentina, la gran decepción en los tres primeros días, con su...

Recital de España, pega Cristiano y canta De Gea

El equipo de Hierro se exhibe durante muchos minutos pero acaba...

GIRO DE ITALIA 2018 ITZULIA 2018
Pello Bilbao se une al club

El corredor de Gernika, el último de la lista de ciclistas...

Al tío del mazo le ha dolido el brazo

La fatiga se ha cobrado demasiadas víctimas ilustres en una carrera...

El hombre que conquistó la Cima Coppi

Muere el ex ciclista vizcaíno Andrés Gandarias a los 75 años...

Jon Rahm no pasa el corte de un US Open que revalida Brooks Koepka

A lo largo de las dos únicas jornadas disputadas, el vasco...

63º puesto final para Jon Rahm en The Players Championship

Una mala tercera jornada condenó al golfista vasco en el considerado...

¡Jon Rahm conquista el Open de España!

Quinta victoria como profesional para el golfista vasco, tercera en el...

Grande Jon Rahm: “Soy del Athletic, los demás equipos no me importan mucho”

El golfista de Barrika responde a una pregunta sobre la derrota...

EL AVISO DEL LEÓN

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

¡OH CAPITÁN, MI CAPITÁN!

IÑIGO MARKINEZ

EL TALANTE DE BERIZZO

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

UNO DE LOS NUESTROS

IÑIGO MARKINEZ

Jonnhy Sexton, una retirada a tiempo

El apertura irlandés falló dos golpes y tras unas molestias en...

Los rusos toman Fadura

El Enisei vence al Heidelberg alemán en la final de la...

Con los nervios de acero

Un golpe transformado por el neozelandés Gareth Anscombe en el último...

La final de la Champions Cup de rugby pone el cartel de “no hay entradas”

Quedan aún alrededor de 2.500 localidades para la final de la...