Connect with us

OPINIÓN

EL MOTOR DE LA ILUSIÓN Y EL PESO DE LA EMOCIÓN

BORJA REVILLA
Ex jugador de Basconia, inferiores del Athletic, Amurrio, Barakaldo, Getafe y Cultural

HAY dos factores anímicos en la vida en general y el fútbol en particular, que hacen las veces de combustible cuando buscamos un objetivo.

Uno es la ilusión. La ilusión es la que nos da ese empujón que necesitamos a la hora de abordar nuevos proyectos, aventurarnos por caminos desconocidos o simplemente pelear con el maldito día a día, sin más aliciente que la promesa de un premio desconocido. Podríamos decir que la ilusión nos permite apostar la camisa sin más cartas que una triste pareja de doses.

El otro es la emoción. Algo más volátil, etérea y arriesgada que la ilusión, pero con más carga de energía. Si la ilusión nos arrastra a un viaje sin la certeza de un retorno seguro, la emoción nos anima a hacerlo sin víveres. Pasional, visceral y absurda en ocasiones, pongamos que la emoción es a la ilusión lo que el Athletic al Liverpool. Y, Athleticzales mediante, intentaré justificar esta blasfemia.

Me encanta el Liverpool; desde que tuve balón y televisión en casa, mi aita me inculcó su amor por el fútbol inglés en general y por los reds en particular. Los Rush, Globbelaar y compañía eran mis anti-héroes de la época. La curiosidad que levantó en mí aquel loco con guantes de portero moverse en la tanda de penaltis de la final del 84 contra la Roma, como si estuviese afectado por una insolación, y la ilusión de ver al Liverpool campeón de aquella Copa de Europa no se me ha olvidado hasta el día de hoy. Luego, la tan dura como necesaria sanción a los de Anfield (y al fútbol inglés en general) convirtieron los posteriores años europeos sin equipos ingleses en algo parecido a un bocata de mortadela; quitaban el hambre, pero no las ganas de comer.

En medio de aquel amor platónico estaba, por supuesto, mi Athletic. La ilusión de los primeros y exitosos años laureados con Ligas, copas y goleadas, precedieron a años… lustros… décadas sin más premios que la emoción de ser del Athletic hasta las trancas y el honor de poder acudir a San Mamés cada domingo. Sin emoción seguramente hace años que habríamos olvidado a este equipo, quizás incluso de ver fútbol. O, quién sabe; igual hasta seríamos de otro equipo …

Los del Merseyside se han ido convirtiendo progresivamente en uno más de los potentes clubes del mundo donde la globalización, el poder económico y el merchandising han proveído a los equipos de la Premier de los mejores medios para pelear por los títulos más importantes del fútbol mundial. Sin llegar a perder del todo su romanticismo, es evidente que ser hoy del Liverpool es algo más fácil que en los años ochenta. La ilusión sigue intacta.

Mientras tanto, nuestro querido Athletic sobrevive a golpe de riñón… o de emoción. Aunque deportiva y económicamente hemos crecido desde finales de los 80, la velocidad de crucero de los equipos europeos y parte importante de los de la Liga sigue dejándonos una sensación de estar dando brazadas contra la corriente. Y es en temporadas como la que ahora agoniza, cuando el equipo nos decepciona y no cumple con nuestras expectativas, cuando apelamos a la emoción de nuestra singularidad. Cuando la llama de la ilusión se ahoga por falta de aire, la emoción se acerca y sopla.

Claro que esto tiene su riesgo; si soplas demasiado fuerte, la vela se apaga definitivamente. Fue lo que ocurrió la semana pasada antes del derbi de Anoeta. En las calles de nuestros pueblos y en las digitales (twitter, Facebook…), abundaban los que apostaban por una gloriosa redención del equipo en tierra hostil, con la guinda preferida en lo alto del pastel: un gol de Iñigo Martínez. Lo escuché y leí tantas veces que llegué a convencerme de que era lo que iba a ocurrir. El final de la historia lo conocemos todos, al igual que la lógica frustración que llegó tras el batacazo; la emoción cobró su factura.

Esta semana, en cambio, los comentarios van por otros derroteros. Noticias sobre fichajes, deseos de llegadas en verano y de alguna que otra salida, las quinielas del entrenador… nada parece decir que todavía quedan 3 partidos. La emoción ya ha desaparecido.

Por eso, lo que toca ahora, en lo que se debe afanar la directiva de Urrutia, es en ilusionar de nuevo al personal. Con 4 cambios, con 15 o con uno solo; quién sabe. Lo mismo es suficiente con una sola persona que sepa cambiar la caricatura de esta temporada por la cara más reconocible del Athletic; esa que nos ha ilusionado siempre saltando al verde de San Mamés con el cuchillo entre los dientes. Con esa ilusión, la emoción vendrá sola.

Siga leyendo
Aviso
Toque aquí para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LIGA SANTANDER

RESULTADOS

Up-to-date soccer info here. Now getting statistics from football information source.

LOS TEMAS MÁS VISTOS

FACEBOOK

Copyright © 2017 FIEBRE DEPORTIVA SL redaccion@fiebredeportiva.com

CANTERA
Iraola se aventura en el banquillo del AEK Larnaka
Sabin Merino suena para el Leganés y Saborit, en el Espanyol
Kike Sola: “En el Athletic dejo muchísimas cosas”
El Athletic, en semifinales

Los dos goles de Lucía Córdoba doblegan a una Real que...

Pasito a las semifinales

El Athletic vence a la Real Sociedad en Zubieta y abre...

La Copa, una nueva ilusión

El Athletic se enfrenta a la Real, a la que goleó...

Una alegría rojiblanca en Anoeta

Golean a la Real (1-4) y ratifican su tercer puesto en...

El presidente de la Federación Vizcaína de Fútbol, en la junta de Rubiales

Iñaki Mardones figura como vocal en una directiva que se reduce...

Aymeric Laporte no irá al Mundial

El ex jugador del Athletic ni siquiera figura en la relación...

El primer título de Valverde con el Barça

El Sevilla, humillado por un rival que fue muy superior durante...

La renovación de Mendilibar frenará un baile de banquillos

Gustaba a Urrutia, sonó fuerte para la Real y seguirá en...

GIRO DE ITALIA 2018 ITZULIA 2018
Viviani, el otro abusón del pelotón

El sprinter italiano se anota su cuarta victoria y mantiene su...

Yates aguanta el tirón de Dumoulin

El holandés es tercero en la contrarreloj y el británico mantiene...

Romance de valentía

Simon Yates gana su tercera etapa con una clase de ciclismo...

63º puesto final para Jon Rahm en The Players Championship

Una mala tercera jornada condenó al golfista vasco en el considerado...

¡Jon Rahm conquista el Open de España!

Quinta victoria como profesional para el golfista vasco, tercera en el...

Grande Jon Rahm: “Soy del Athletic, los demás equipos no me importan mucho”

El golfista de Barrika responde a una pregunta sobre la derrota...

El Athletic por delante

Jon Rahm, cuarto en Augusta, promociona el Open de España vestido...

TRANSICIÓN O REVISIÓN

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

ZIGANDA, VÍCTIMA DEL PRESENTE

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

PIENSA MAL Y ERRARÁS

BORJA REVILLA Ex jugador de Basconia, inferiores del Athletic, Amurrio, Barakaldo, Getafe...

YO TE DOY LAS GRACIAS

IÑIGO MARKINEZ

Jonnhy Sexton, una retirada a tiempo

El apertura irlandés falló dos golpes y tras unas molestias en...

Los rusos toman Fadura

El Enisei vence al Heidelberg alemán en la final de la...

Con los nervios de acero

Un golpe transformado por el neozelandés Gareth Anscombe en el último...

La final de la Champions Cup de rugby pone el cartel de “no hay entradas”

Quedan aún alrededor de 2.500 localidades para la final de la...