Connect with us

MUNDIAL DE RUSIA 2018

LA CULPA LA TIENE TÚNEZ

COMO ocurre siempre en estos casos, se han formado dos bandos irreconciliables y ambos se consideran, a sí mismos, equidistantes con la situación. Nunca reconocerán que están en los extremos. Las dos españas regresan en el caso Lopetegui, alimentadas por el fuego de los hornos de las redes sociales. Es fácil, además, adivinar con quien está cada uno pinchando en los perfiles de los que creen expresar una opinión ecuánime. Si el tuitero es madridista, se creerá en posesión de la verdad al decir que Rubiales ha metido la pata; si quien escribe su sentencia, para él intachable, tiene adscripción al Barcelona, dirá que Lopetegui es quien ha traicionado el espíritu de la Roja, aun cuando posiblemente, a ese mismo opinador, la Roja se la traiga al pairo.

No digamos en las tertulias televisivas, que han encontrado un filón para varias semanas; o en los opinadores políticos, que acostumbran a meter la pata cuando se embarcan en asuntos de los que desconocen cualquier resorte. Ayer escuché hablar del caso a los tertulianos de 24 Horas de TVE, y era de vergüenza ajena. Uno de ellos se jactaba de conocer de primera mano lo que pensaban los futbolistas, algo que nadie se podía creer, y menos cuando lo decía desde Madrid; y también al bilbaino Santiago González en la Cope, que habló del “Mundial de Kiev”, sin que nadie le dijera que Kiev es la capital de Ucrania y el Mundial se celebra en Rusia, en toda Rusia, no sólo en una ciudad, y menos en la ciudad de un país enemigo.

La cuestión es que en la selección también se formaron dos bandos, o tres, el de los madridistas, el de los barcelonistas, y aquí sí, el de los equidistantes, que suelen ser esos futbolistas que no podrían situar a Rusia en un mapa y la estepa le suena a polvorones, que van donde les dicen que vayan, que posiblemente no sabrían coger un avión si no hay alguien que les ponga en la mano la tarjeta de embarque, y que si alguien les comenta que el Guggenheim costó 120 millones de euros, dirían que “bueno, si mete goles…” En fin, esperemos que dos de esos tres bandos se arreglen, que los equidistantes sigan al rebaño y que a Sergio Ramos se le atemperen esas ínfulas de Braveheart que tiene allá donde aparece, salvo que aparezca con ese abrigo azul con mallas y zapatillas a juego; que pese a ser adjunto a la presidencia del Real Madrid in péctore, no se crea también presidente de la Federación Española de Fútbol.

En esta guerra banderiza, por cierto, no me queda la más mínima duda de que en el caso de que Lopetegui hubiera fichado por el Barcelona, la batalla dialética habría sido igual de cruenta, aunque las armas de cada trinchera se habrían intercambiado y el victimismo habría ido de un lado al otro. Hasta Puigdemont saldría en defensa de Julen con alguno de sus tuits asesinos desde Alemania.

Y de echar la culpa a alguien, no se la echemos a Rubiales ni a Lopetegui. La culpa la tiene Túnez, porque, claro, un amistoso con Túnez hace 20 años habría acabado con un resultado más similar a aquel contra Malta que tanto se recuerda. Y la selección afrontaría el Mundial con otro talante. Pero el fútbol ha evolucionado bastante, y ahora es difícil encontrar pipiolos enfrente, salvo Lichtenstein o Andorra, que como decía aquel argentino en su arenga a Sampaoli, son once habitantes y si uno está enfermo no pueden jugar. Y Túnez ya no es una perita en dulce, y sacó a relucir las vergüenzas de la selección española, que ganó a duras penas. Y ante este panorama, y con el contrato del Real Madrid sobre la mesa, a Lopetegui le entraron los sudores fríos. ¿Y si esto pasa también en el Mundial?, ¿y si nos pasaportan en la fase de grupos o en octavos?, porque claro: si el Real Madrid y Lopetegui mantienen su acuerdo en secreto durante el Mundial, ¿quién le garantiza al entrenador que ese acuerdo no se romperá, también en secreto, si la actuación de España es deplorable?

Porque bien sabe Lopetegui que un acuerdo se puede romper. De hecho él acaba de romper uno que tenía todavía la tinta fresca y por el que le regalaron una camiseta serigrafiada con el número 2020, parecido a esos que usan los jugadores brasileños en la Liga ucraniana. Así que lo que le convenía era que el acuerdo se hiciera público, que la nota oficial en la página web del Real Madrid actuara como acta notarial, y luego ya vendría el momento de atemperar espíritus, de echar mano de Braveheart Ramos como pretoriano, y de intentar convencer a Rubiales.

Pero la jugada le salió mal y el presidente de la Federación no tragó, se sintió traicionado y no cedió como Salah ante las llaves de judo de Braveheart, ni las de Isco, un poco menos contundentes, y se cargó al seleccionador, por lo que, desde aquí, y apelando al sentido común, pido que se empiece a descargar de culpas a Rubiales, a Lopetegui, a Braveheart, al Real Madrid, a Isco o a los tertulianos del 24 Horas de TVE. Vayamos al enemigo externo: la culpa la tiene Túnez, que causó un terremoto interno en el seleccionador, que vio en peligro su futuro. Por cierto: también Suiza tiene algo de culpa.

Siga leyendo
Aviso
Toque aquí para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COPA DEL MUNDO 2018

LOS TEMAS MÁS VISTOS

FACEBOOK

Copyright © 2017 FIEBRE DEPORTIVA SL redaccion@fiebredeportiva.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CANTERA
Un digno Athletic Juvenil no salta la valla del Atlético
El Athletic Juvenil busca una machada
El Athletic valora recuperar a Guillermo
“No se nos puede exigir en 15 años el nivel que alcanzaron los hombres en más de 100”

ENTREVISTA / AINHOA TIRAPU

Damaris Egurrola, en el equipo ideal de la Liga Iberdrola

La jovencísima jugadora del Athletic, entre las más votadas por entrenadores...

Un duro rival en semifinales

El Athletic se enfrenta al Barcelona por una plaza en la...

El Athletic, en semifinales

Los dos goles de Lucía Córdoba doblegan a una Real que...

MUNDIAL DE RUSIA 2018
Se tambalea el mundo

La derrota de Alemania y el empate de Brasil propician un...

Messi y diez menos

Argentina, la gran decepción en los tres primeros días, con su...

Recital de España, pega Cristiano y canta De Gea

El equipo de Hierro se exhibe durante muchos minutos pero acaba...

GIRO DE ITALIA 2018 ITZULIA 2018
Pello Bilbao se une al club

El corredor de Gernika, el último de la lista de ciclistas...

Al tío del mazo le ha dolido el brazo

La fatiga se ha cobrado demasiadas víctimas ilustres en una carrera...

El hombre que conquistó la Cima Coppi

Muere el ex ciclista vizcaíno Andrés Gandarias a los 75 años...

Jon Rahm no pasa el corte de un US Open que revalida Brooks Koepka

A lo largo de las dos únicas jornadas disputadas, el vasco...

63º puesto final para Jon Rahm en The Players Championship

Una mala tercera jornada condenó al golfista vasco en el considerado...

¡Jon Rahm conquista el Open de España!

Quinta victoria como profesional para el golfista vasco, tercera en el...

Grande Jon Rahm: “Soy del Athletic, los demás equipos no me importan mucho”

El golfista de Barrika responde a una pregunta sobre la derrota...

EL AVISO DEL LEÓN

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

¡OH CAPITÁN, MI CAPITÁN!

IÑIGO MARKINEZ

EL TALANTE DE BERIZZO

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

UNO DE LOS NUESTROS

IÑIGO MARKINEZ

Jonnhy Sexton, una retirada a tiempo

El apertura irlandés falló dos golpes y tras unas molestias en...

Los rusos toman Fadura

El Enisei vence al Heidelberg alemán en la final de la...

Con los nervios de acero

Un golpe transformado por el neozelandés Gareth Anscombe en el último...

La final de la Champions Cup de rugby pone el cartel de “no hay entradas”

Quedan aún alrededor de 2.500 localidades para la final de la...