Connect with us

GIRO DE ITALIA 2018

La extraña muerte de un ciclista

HISTORIAS EN EL ROSA DE LA VIDA

Ottavio Bottechia, agasajado después de ganar una etapa del Tour de Francia en Briançon. FOTO GALLICA BNF

Ottavio Bottecchia / Peonis-Trasaghi / Junio de 1927


Ottavio Bottecchia nunca ocultó que era socialista y que repudiaba las ideas del Fascismo de Benito Mussolini. Tal vez por eso tuvo que morir, aunque su asesinato nunca se aclaró. Tal vez por eso prefería el aire fresco de Francia y sus carreras, que el Giro de Italia en el que sólo participó una vez, aunque seguía viviendo en su país y entrenándose por las carreteras del Friuli.

Ottavio era de una familia pobre, muy pobre, de las que pasaban hambre. Se le notaba cuando ya adulto era un gran campeón. Ese rostro cetrino, anguloso, ese cuerpo enjuto, de haber sufrido los pesares en la infancia. Vivía cerca de Treviso cuando su familia, escapando de la miseria, marchó a Alemania en busca de sustento. ¿Cómo no iba a ser socialista? Allí comenzó a trabajar de albañil, un proletario más, paria de la tierra, famélica legión. Pero dura poco en Alemania porque comienza la guerra y Ottavio es reclutado forzosamente por el Ejército Real italiano. Allí va, que más remedio, y se enrola en la división Bersaglieri, como ciclista soldado. Usaban bicicletas Bianchi, con un acople en el manillar para llevar el fusil, para disparar.

Y allí se destapa, en plena guerra. Bottecchia era el más rápido de los soldados en bicicleta, el más fuerte, el que más kilómetros recorría. Así que le convierten en mensajero entre las trincheras, un ejercicio arriesgado. Muchos habían caído por los obuses del enemigo, o por fuego amigo. Sabe disparar, se defiende de las emboscadas, pero sufre la malaria y un ataque con gas mostaza. Pero encima de la bicicleta es feliz. Cuando se firma el armisticio y se licencia con una medalla al valor, decide que su futuro es el ciclismo.

Pero no es fácil. Sigue siendo albañil en Francia mientras se abre camino en carreras menores y refuerza su cultura y sus ideas leyendo pasquines socialistas que recibe de sus compañeros de obra. Pero es muy bueno y le llega la recompensa deportiva. El equipo Automoto le selecciona para correr el Tour.

El taciturno Bottecchia estaba en la cima. ganó su primer Tour en 1923, en reñida lucha con Henri Pélissier, pero fue líder desde la primera etapa hasta la última. Ganó el primer día y también en la clausura. Había preparado aquel Tour a conciencia, trasladándose a vivir a Clermont Ferrand y ascendiendo todos los días el Puy de Dome. En el Tour pasó a la leyenda tras su segunda victoria en 1925, después de hacer los tres últimos kilómetros del durísimo Izoard a pie.

Al año siguiente se presentó en la salida de la Vuelta al País Vasco, en Bilbao. Los extranjeros eran mayoría, veinte, por solo nueve corredores «nacionales». En la primera jornada, Ricardo Montero, la gran esperanza de los de casa, rompió la horquilla de su bicicleta antes de llegar a Castro Urdiales y se tuvo que retirar. Dejó vía libre a los extranjeros. La etapa la ganó Nicolas Frantz, que se llevó la «brutal» bonificación de tres minutos que correspondía al vencedor de cada jornada. Se convirtió en el favorito, pero estaba Bottecchia.

Camino de Pamplona, en la segunda etapa, poco después de Estella, Frantz se paró para orinar. Lo aprovechó el italiano para volar. Ganó la etapa, la bonificación y dos minutos de ventaja con respecto a su rival. Quedaban dos etapas. En la primera, que acabó en San Sebastián, las cosas no se movieron. Camino de Las Arenas fue otra cosa. Bottechhia sabía que Frantz era mucho mejor en las llegadas y los tres minutos de bonificación le daban el triunfo final. Lo intentó todo.
En Mundaka se equivocó.

Pensó que allí comenzaba el alto de Sollube. Atacó y cogió ventaja, pero tuvo que parar al darse cuenta de su error. Se quedó sin fuerzas. Además, en la ascensión se enganchó con un compañero de equipo y se cayó. Frantz lo aprovechó para marcharse. Bottecchia no pudo cazarlo en el descenso y su rival ganó la Vuelta.

Un año más tarde, el 1 de junio de 1927, un labriego, Lorenzo di Santolo, se encontró junto a su casa a Bottecchia agonizante, sangrando por la cabeza y por la nariz. Fue trasladado con urgencia al hospital de Gemona. Unas horas después, falleció. Su muerte fue un misterio que nadie ha sabido desvelar. El paraje en el que apareció no era especialmente peligroso. Su bicicleta estaba intacta. Las fracturas eran demasiado graves para el escenario. Ese día, su gregario Picci, que le acompañaba siempre, no pudo salir a entrenarse con él.

Solo un año antes, su hermano Giovanni había muerto en circunstancias misteriosas, atropellado por un coche que se dio a la fuga. Ottavio ayudaba a su cuñada a mantener a sus tres sobrinos y le dijo, en una conversación, que sabía el nombre del conductor que había atropellado a Giovanni. Se habló también de una venganza de un marido engañado.

Veinte años después del suceso, el labriego, en su lecho de muerte, reveló que había golpeado a Ottavio cuando este entró en sus viñas a coger un racimo de uvas. Pero en un hospital de Nueva York, una persona encontrada en los muelles con tres puñaladas en el abdomen confesó que él había asesinado a los dos hermanos Bottecchia tal como le habían ordenado.

Además, el párroco de Peonis desveló en 1973 que Bottecchia, según le había contado su antecesor en el cargo, fue asesinado por antifascista. Los carabinieri, pese a los indicios que aparecieron, habían archivado el caso poco después de la muerte de Ottavio, que atribuyeron a un accidente. Todo sigue siendo un misterio.

Siga leyendo
Aviso
Toque aquí para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LOS TEMAS MÁS VISTOS

FACEBOOK

Copyright © 2017 FIEBRE DEPORTIVA SL redaccion@fiebredeportiva.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CANTERA
Josu Urrutia dice que no hubo oferta “concreta” por Oyarzabal
La prueba del nueve para el diez
Sólo 50 millones por Oyarzabal
El equipo de Agirre ya está en marcha

El técnico rojiblanco contará con el fichaje de Marta Unzué,...

Novedades para empezar la temporada

No hay fichajes, pero sí cambios en la estructura técnica de...

“No se nos puede exigir en 15 años el nivel que alcanzaron los hombres en más de 100”

ENTREVISTA / AINHOA TIRAPU

Damaris Egurrola, en el equipo ideal de la Liga Iberdrola

La jovencísima jugadora del Athletic, entre las más votadas por entrenadores...

MUNDIAL DE RUSIA 2018
Un justo campeón del Mundo

Francia fue la mejor selección del campeonato aunque su fútbol no...

La hercúlea Francia ya es bicampeona

Aplasta 4-2 por su poderío atlético y manual táctico a la...

Francia y Croacia disputarán la inédita final del Mundial de Rusia 2018

Las semifinales de la Copa del Mundo dejan con la miel...

GIRO DE ITALIA 2018 ITZULIA 2018 TOUR DE FRANCIA 2018
Una buena tarde que se estropea

Julian Alaphilippe se lleva la Clásica de San Sebastián marcada por...

La mejor carrera del mundo

Alex Aranburu logra su primer triunfo como profesional en el Circuito...

Equipo rico, equipo pobre

El Sky se embolsa 728.630 euros en premios y el Education...

Meritoria 4ª posición final para Jon Rahm en el PGA Championship

El estadounidense Brooks Koepka releva en el palmarés a su compatriota...

Jon Rahm finaliza 17º el Mundial

Los 275 golpes totales le alejan a diez del campeón Justin...

Jon Rahm no pasa el corte en el British Open

Una desastrosa segunda jornada le hace despedirse de Escocia antes de...

Inacabada remontada de Jon Rahm en el Irish Open

El vigente campeón finaliza en el 4º puesto

YO ME BAJO

JON RIVAS

LEZAMA Y EL FÚTBOL MODERNO

BORJA REVILLA Ex jugador de Basconia, inferiores del Athletic, Amurrio, Barakaldo, Getafe...

¿ES EL ENEMIGO?: QUE SE PONGA

JON RIVAS

NO A LA PORNOGRAFÍA INFANTIL

JON RIVAS

Jonnhy Sexton, una retirada a tiempo

El apertura irlandés falló dos golpes y tras unas molestias en...

Los rusos toman Fadura

El Enisei vence al Heidelberg alemán en la final de la...

Con los nervios de acero

Un golpe transformado por el neozelandés Gareth Anscombe en el último...

La final de la Champions Cup de rugby pone el cartel de “no hay entradas”

Quedan aún alrededor de 2.500 localidades para la final de la...