Connect with us

OPINIÓN

NO A LA PORNOGRAFÍA INFANTIL

JON RIVAS

ESTOY trasteando por internet, mirando cosas de fútbol, y de repente se me abre una página en la que aparecen una treintena de niños de entre doce y quince años de edad, y me quedo asombrado. Sus características físicas: peso, altura, edad. Posan en diferentes posturas: unos rematando de cabeza, otros chutando, cada uno con una indumentaria diferente, y cierro la página porque me da asco.

Son menores de edad, algunos de ellos muy menores, utilizados por sus padres y las agencias que los representan. Juegan al fútbol, o mejor, comercian con el fútbol. Lo hacen a una edad en la que, afortunadamente, la mayoría de sus coetáneos se dedican a divertirse. Ellos no. Aunque muchos están en edad de jugar al fútbol escolar, se sienten ya profesionales. Son tan incautos que piensan que serán como las figuras que ven en la televisión, y a sus padres se les ponen los ojos como al Tío Gilito cuando hablaba de dinero, con el signo del dólar en los párpados, aunque seguramente no sabrán siquiera quién es el Tío Gilito porque no están para cómics, y muchas veces, ni siquiera para los libros de texto del colegio. ¿Pará qué van a estudiar si ellos son el nuevo Messi? Tal vez no sepan que en España hay más de 700.000 personas federadas jugando al fútbol. De ellas, sólo 2.400 como profesionales. El 0,34%.

Niños de 12 y 13 años con representante. Es obsceno. Por eso comparo esas páginas de sus agencias con pornografía infantil. Los agentes les dan coba, les ríen las gracias a ellos y a los necios de sus padres y madres, que se creen que tienen en casa a la persona que les quitará de trabajar, algo así como un boleto de la primitiva a cobrar en unos años. ¿En qué mundo de descerebrados vivimos para encontrar tantos casos así? Se puede pensar que a la familia de un niño en un país subdesarrollado se le engañe con la esperanza de una vida mejor, pero aquí se supone que hay otras oportunidades de salir adelante. No sé cómo las autoridades no obligan a cerrar esas páginas obscenas, o por lo menos, a pixelar los rostros de los menores de edad que aparecen en ellas.

Leo, interesado por el tema, que hay un  niño de 14 años, al que no voy a nombrar, que se marcha del Athletic al Barcelona, apenas un mes después de firmar un contrato con una de esas malévolas agencias de representación. Tengo el estómago suficiente como para leer que “tiene buenos reflejos, y es imponente en el juego aéreo debido a la personalidad que le caracteriza”. Catorce años. Tendría que estar jugando en la playa con sus amigos. Mide 1,80, una gran altura para esa edad, ¿y si no crece más? Ya no será tan espectacular, en el juego aéreo porque además tendrá enfrente a jugadores más grandes. ¿Qué hará la agencia en ese caso? ¿Le encauzará hacia la Universidad o le dejará tirado? Pongan un “2” en la quiniela y no fallarán.

¿En qué piensan unos padres que permiten tales tropelías? ¿Dirán lo mismo que los peligrosamente bienintencionados que justificaban hace unos días que muriera un niño de 14 en un circuito de velocidad manejando una moto a 200 kilómetros por hora? Ya sé que no es lo mismo, porque jugando al fútbol no asumes el mismo riesgo, pero la frase era: “Ha muerto haciendo lo que quería hacer”, pero tal vez a un niño de 14 años, escasamente formado aún, no hay que dejarle hacer lo que quiere hacer, sino encauzarle para que haga lo que debe hacer.

El fútbol ha mejorado en muchas cosas y ha empeorado en otras. Este es un ejemplo. Cuando era directivo de un equipo infantil, a menudo se acercaba al campo el ojeador del Athletic. Veía el partido, tomaba notas y luego le pedía amablemente al árbitro, los nombres de los jugadores que le habían parecido interesantes, por el número de su dorsal. No hablaba con los chavales ni con sus padres. Supongo que luego se reunía con los responsables de Lezama y allí convenían si había que fichar a uno u otro. De forma muy natuiral, sin agresividad, sin agentes de representación. Así debería ser. Los niños ni siquiera se enteraban de que estaban siendo observados. No sentían la necesidad de tratar de destacar, jugaban como mejor sabían, sin presiones de ningún tipo. Todo eso se acabó. Ahora es el tiempo de ls pornografía infantil, de las páginas web obscenas, llenas de fotos y datos personales.

Menos mal que muchos padres, la mayoría, actúan con cabeza. Tengo un par de amigos con hijos en Lezama. Son padres normales, aunque tal como está la cosa, tal vez sean padres excepcionales. Quieren que sus hijos jueguen al fútbol y supongo que se dejarían sacar una muela por verlos jugar en el Athletic, pero no mucho más. Van a los entrenamientos. ¿Para qué? para que pierdan el menor tiempo posible a la vuelta y tengan tiempo de estudiar, porque de momento, eso es lo importante. Luego ya se verá. Ojalá triunfen. Será el momento, tal vez, de escoger un agente, pero entonces ya no será pornográfico.

Siga leyendo
Aviso
1 Comentario

1 Comentario

  1. FFF

    junio 28, 2018 at 10:19 pm

    Totalmente de acuerdo, por suerte conozco un caso de haberles ofrecido ir a Lezama y a algún otro equipo de fuera, el aita, ni se lo pensó, primero los estudios. Hoy juega al futbol por entretenimiento, el otro caso hubiera sido tirar una moneda al aire.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LOS TEMAS MÁS VISTOS

FACEBOOK

Copyright © 2017 FIEBRE DEPORTIVA SL redaccion@fiebredeportiva.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CANTERA
El nuevo Athletic pide paso
Doble examen en Amorebieta
POR UN ATHLETIC IMPREVISIBLE
Novedades para empezar la temporada

No hay fichajes, pero sí cambios en la estructura técnica de...

“No se nos puede exigir en 15 años el nivel que alcanzaron los hombres en más de 100”

ENTREVISTA / AINHOA TIRAPU

Damaris Egurrola, en el equipo ideal de la Liga Iberdrola

La jovencísima jugadora del Athletic, entre las más votadas por entrenadores...

Un duro rival en semifinales

El Athletic se enfrenta al Barcelona por una plaza en la...

MUNDIAL DE RUSIA 2018
Un justo campeón del Mundo

Francia fue la mejor selección del campeonato aunque su fútbol no...

La hercúlea Francia ya es bicampeona

Aplasta 4-2 por su poderío atlético y manual táctico a la...

Francia y Croacia disputarán la inédita final del Mundial de Rusia 2018

Las semifinales de la Copa del Mundo dejan con la miel...

GIRO DE ITALIA 2018 ITZULIA 2018 TOUR DE FRANCIA 2018
¿A quién le interesa el Tour?

Peter Sagan vuelve a ganar al sprint en la primera etapa...

No te levantes, Carlos

CRÓNICAS DE DOS DÉCADADS (2000-2017)

Los tontos de Alpe d´Huez

Geraint Thomas, el líder, gana en la cima después de una...

Jon Rahm no pasa el corte en el British Open

Una desastrosa segunda jornada le hace despedirse de Escocia antes de...

Inacabada remontada de Jon Rahm en el Irish Open

El vigente campeón finaliza en el 4º puesto

Jon Rahm recupera buenas vibraciones y finaliza 5º el Open de Francia

El sueco Alexander Noren campeona en Guyancourt

Jon Rahm no pasa el corte de un US Open que revalida Brooks Koepka

A lo largo de las dos únicas jornadas disputadas, el vasco...

¿ES EL ENEMIGO?: QUE SE PONGA

JON RIVAS

NO A LA PORNOGRAFÍA INFANTIL

JON RIVAS

EL AVISO DEL LEÓN

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

¡OH CAPITÁN, MI CAPITÁN!

IÑIGO MARKINEZ

Jonnhy Sexton, una retirada a tiempo

El apertura irlandés falló dos golpes y tras unas molestias en...

Los rusos toman Fadura

El Enisei vence al Heidelberg alemán en la final de la...

Con los nervios de acero

Un golpe transformado por el neozelandés Gareth Anscombe en el último...

La final de la Champions Cup de rugby pone el cartel de “no hay entradas”

Quedan aún alrededor de 2.500 localidades para la final de la...