Connect with us

GIRO DE ITALIA 2018

Torriani, el último patrón

Sulmona es un pueblo de 25.000 habitantes en la región de los Abruzzos, en Italia. Es la ciudad natal del poeta Ovidio. En 1961 el Giro llegó allí. La Policía Municipal hizo el agosto. Multó a 200 vehículos de la caravana por aparcar, como suele suceden en las carreras, en lugares prohibidos. Vincenzo Torriani, el último patrón, se lo tomó como una cuestión personal. Anunció que el Giro nunca más pasaría por allí. Durante veinte años cumplió la amenaza, algunas veces desviando el trazado de la carrera varios kilómetros para evitar Sulmona. Al final, sus amigos de la zona le convencieron de que levantara el castigo y lo hizo. Porque él lo decidía todo en el Giro.

Torriani era un ferviente católico, hijo de un industrial milanés. Mientras estudiaba Comercio en la Universidad Católica de Milán se tuvo que exiliar en Suiza durante la II Guerra Mundial. Allí organizaba actividades recreativas e incluso partidos de fútbol para quienes estaban ingresados en campos de internamiento. Al acabar la guerra regresó a su ciudad y su padre quiso que se incorporara a la actividad empresarial, pero se cruzó en su camino el cardenal Schuster, que había sido el látigo de Mussolini durante el periodo fascista y fue quien organizó la rendición del dictador, a quien propuso quedar bajo su protección para rendirse a los aliados, a lo que se negó. Prefirió huir. Acabó fusilado y colgado boca abajo junto a su amante Clara Petacci, en una gasolinera de la Piazza Loreto de Milán.

Schuster convenció al padre de Vincenzo Torriani para que liberara al joven de sus obligaciones empresariales. Le dijo que sería más útil en otras actividades. “El talento de su hijo es más valioso en el mundo del deporte”.Para hacer que el pueblo olvidara los horrores de la guerra, había que inventar algo que emocionara a la gente. Hasta 1946 a Vincenzo, que tenía 27 años, no se le había pasado por la cabeza dedicarse a eso. Había organizado actividades para Acción Católica, y la primera prueba que preparó fue el Palio di Sant’Ambrogio, una carrera a pie. Después de aquel evento, que La Gazzeta dello Sport destacó de manera importante, uno de los fundadores del periódico, Armando Cougnet, inventor de la Milán-San Remo y del Giro de Italia, patrón de la carrera, creyó que el joven Vincenzo podía ser su sucesor.

Cuenta el escritor Leonardo Coen que el 11 de mayo de 1946 Toscanini dirigió el primer concierto en la Scala de Milán, reconstruida en tiempo récord. Un mes después, Armando Cougnet y Vincenzo Torriani pusieron en marcha el Giro del Renacimiento, con la mitad de las carreteras de Italia aún en carne viva tras la contienda mundial. Asegura Coen que en aquellas fechas, “desde las ventanas de via Galilei, la antigua sede de la Gazzeta dello Sport, aún se podían ver montañas de escombros, hasta la estación Garibaldi. Muy pocos coches Muchas bicicletas. Y varios motociclistas: como la del joven Lambretta”.

Torriani reemplazó a Cougnet en sólo tres años y comprendió que el verdadero renacimiento del Giro de Italia sólo llegaría con más dinero, para contratar a las grandes figuras y que éstos rentabilizaran y relanzaran la carrera con su imagen y sus hazañas. Tuvo también sus dosis de fortuna. El primer Giro organizado en solitario por Torriani lo ganó Fausto Coppi, que distanció a Gino Bartali en casi 24 minutos. Nacía un nuevo fenómeno del ciclismo en Italia, otro mito. Aquel Giro lo vivió Torriani a bordo de un Fiat Alpina de color rosa, magnífico, flamante, que se empezó a calentar en cuanto la carrera llegó a las montañas. Cada dos por tres tenían que parar para llenar de agua el radiador, pero el espectáculo tenía que continuar, así que Torriani decidió que desde el día siguiente el coche fuera cargado de garrafones de agua para no perder tiempo.

El Giro avanzaba y Torriani aumentaba su popularidad. La Democracia Cristiana quiso aprovechar su tirón. Lo promovió a las elecciones para un escaño de diputado por un distrito de Milán. Vincenzo era un gran orador. Acudía a los mítines con su amigo Gino Bartali, llenaba todos los locales. Cuando los electores acudieron a las urnas, Torriani se quedó a 200 votos de conseguir el escaño. Los votantes habían puesto la x en su casilla, pero miles de ellos había escrito al lado de su nombre “W Bartali”, es decir, “Viva Bartali”, y esas papeletas fueron anuladas.

Torriani no olvidó la derrota, pero se centró en el Giro, en hacerlo cada vez más atractivo para que no perdiera interés. Descubrió el paso del Gavia en 1960; el Bondone y el Rolle en 1962. Se inventó un cronodescenso de San Rocco a San Remo en 1987. Fue quien decidió meter el Poggio en la Milán-San Remo para evitar que los velocistas como Miguel Poblet encadenaran victoria tras victoria. Fue en 1960; En 1982 hizo también pasar el recorrido por La Cipressa.

Cuando Juan Manuel Santisteban, el cántabro que corría en el Kas, murió en Catania tras romperse el cráneo en una violenta caída, el patrón convenció a sus compañeros de equipo para que no abandonaran la carrera. Recordaba José Antonio González Linares que “queríamos abandonar y Luis Knörr, patrón del Kas, nos dio permiso. Vincenzo Torriani, organizador del Giro, nos convenció de que seguir era el mejor homenaje para Santisteban y abrió una colecta para recaudar fondos para su viuda durante la carrera”. Lo hizo a través de un emotivo discurso desde el balcón del ayuntamiento de Catalnissetta, donde, por cierto, hoy mismo ha salido la etapa del Giro.

Vincenzo Torriani fue el patrón de las grandes ideas. Era brillante y carismático, mucho más creativo que los franceses, Goddet  y Lévitan. Se inventó la contrarreloj por equipos, la cronoescalada, las ambulancias de carrera y las bonificaciones de tiempo para los ganadores de la etapa, todas esas creaciones fueron adoptadas por el Tour más tarde. En 1973 homenajeó a los seis países fundadores de la actual Unión Europea, atravesando con el Giro Italia, Francia, Alemania, Bélgica, Luxemburgo y Francia. Descubrió para su carrera el Stelvio y el Mortirolo; la hizo salir de la Plaza de San Marcos en Venecia. Cuando en los años ochenta, Italia se quedó huérfana de campeones ciclistas que pudieran ganar la carrera, minimizó las etapas montañosas y le diseñó trazados amables para las características de la gran figura de aquellos tiempos, Francesco Moser, que fue quien en 1988, en la famosa etapa del Gavia, le pidió que no se subiera para salvar la integridad de los ciclistas: “Subirán, es su trabajo. Deben sufrir y dar espectáculo”.

Nadie mandó más que él desde 1949 hasta 1989, cuando dejó parte de su labor al sorrentino Carmine Castellano, que le acabó tomando el relevo definitivamente en 1993. Tres años más tarde, el patrón que cuando dirigía la carrera viajaba asomado al techo del coche número 1 del Giro con su megáfono en la mano, dando órdenes sin pausa, falleció en Milán a causa de una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central.

Siga leyendo
Aviso
Toque aquí para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LIGA SANTANDER

RESULTADOS

Up-to-date soccer info here. Now getting statistics from football information source.

LOS TEMAS MÁS VISTOS

FACEBOOK

Copyright © 2017 FIEBRE DEPORTIVA SL redaccion@fiebredeportiva.com

CANTERA
Iraola se aventura en el banquillo del AEK Larnaka
Sabin Merino suena para el Leganés y Saborit, en el Espanyol
Kike Sola: “En el Athletic dejo muchísimas cosas”
El Athletic, en semifinales

Los dos goles de Lucía Córdoba doblegan a una Real que...

Pasito a las semifinales

El Athletic vence a la Real Sociedad en Zubieta y abre...

La Copa, una nueva ilusión

El Athletic se enfrenta a la Real, a la que goleó...

Una alegría rojiblanca en Anoeta

Golean a la Real (1-4) y ratifican su tercer puesto en...

El presidente de la Federación Vizcaína de Fútbol, en la junta de Rubiales

Iñaki Mardones figura como vocal en una directiva que se reduce...

Aymeric Laporte no irá al Mundial

El ex jugador del Athletic ni siquiera figura en la relación...

El primer título de Valverde con el Barça

El Sevilla, humillado por un rival que fue muy superior durante...

La renovación de Mendilibar frenará un baile de banquillos

Gustaba a Urrutia, sonó fuerte para la Real y seguirá en...

GIRO DE ITALIA 2018 ITZULIA 2018
Viviani, el otro abusón del pelotón

El sprinter italiano se anota su cuarta victoria y mantiene su...

Yates aguanta el tirón de Dumoulin

El holandés es tercero en la contrarreloj y el británico mantiene...

Romance de valentía

Simon Yates gana su tercera etapa con una clase de ciclismo...

63º puesto final para Jon Rahm en The Players Championship

Una mala tercera jornada condenó al golfista vasco en el considerado...

¡Jon Rahm conquista el Open de España!

Quinta victoria como profesional para el golfista vasco, tercera en el...

Grande Jon Rahm: “Soy del Athletic, los demás equipos no me importan mucho”

El golfista de Barrika responde a una pregunta sobre la derrota...

El Athletic por delante

Jon Rahm, cuarto en Augusta, promociona el Open de España vestido...

TRANSICIÓN O REVISIÓN

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

ZIGANDA, VÍCTIMA DEL PRESENTE

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

PIENSA MAL Y ERRARÁS

BORJA REVILLA Ex jugador de Basconia, inferiores del Athletic, Amurrio, Barakaldo, Getafe...

YO TE DOY LAS GRACIAS

IÑIGO MARKINEZ

Jonnhy Sexton, una retirada a tiempo

El apertura irlandés falló dos golpes y tras unas molestias en...

Los rusos toman Fadura

El Enisei vence al Heidelberg alemán en la final de la...

Con los nervios de acero

Un golpe transformado por el neozelandés Gareth Anscombe en el último...

La final de la Champions Cup de rugby pone el cartel de “no hay entradas”

Quedan aún alrededor de 2.500 localidades para la final de la...