Connect with us

MUNDIAL DE RUSIA 2018

El gran árbitro vasco de los mundiales

Juanito Gardeazabal pitó en tres ediciones y fue convocado para la cuarta aunque falleció antes

Juan Gardeazabal se retira del campo en el descanso de un partido en el Metropolitano.

Héroes de otros tiempos (III)    JUAN GARDEAZABAL


La palabra globalización, tan utilizada en estos tiempos, no existía en 1958. Tampoco la Liga de Fútbol Profesional, ni la milonga de los horarios televisivos. Se jugaba cuando se jugaba, y punto. Sin andar parándose en otras zarandajas. ¿El Mundial?, pues muy bien, pero donde esté la Copa, que además era del Generalísimo… Y además, ¿Quién va a poner un horario para que Franco se incomode? Pues eso.

Así que el 29 de junio de 1958 a las 18.15 horas, comenzó en un Santiago Bernabéu abarrotado con 110.000 personas, la final de Copa. Total, no había televisión.

Apenas una hora antes había finalizado en Estocolmo la final de la Copa del Mundo entre Brasil y Suecia, que presenciaron en directo la mitad de espectadores que el Athletic-Real Madrid que ganó 2-0 el equipo de los “once aldeanos”, como los definió su presidente, Enrique Guzmán. Y si en Chamartín los protagonistas eran once bilbainos, en Estocolmo también había uno sobre el césped.

Juanito Gardeazabal disfrutó como un niño aquella tarde lluviosa en el estadio Rasunda. No era raro que lloviera, pero el coliseo donde se celebraba la final de la Copa del Mundo estaba de bote en bote. 55.000 espectadores entusiastas lo abarrotaban. Y Gardeazabal disfrutó como cuando le entró la fiebre del arbitraje y comenzó a dejar muestras de su rectitud y autoridad por los embarrados campos de Bizkaia. Ahora estaba allí, como uno de los veinticinco protagonistas de la final

A el le tocó uno de los papeles más oscuros. Con el banderín en la mano debía auxiliar al francés Guigue, elevado por la FIFA al rango de juez en el partido más importante. Para Gardeazabal era su primera cita en una Copa del Mundo y, por tanto, ser juez de línea en la final suponía un premio a su magnífico hacer en los partidos previos. Luego, tendría protagonismo en otras dos citas mundialistas. Méritos no le faltaron esa primera vez. Había conducido con maestría a los equipos que tuvo que juzgar, tanto en la fase previa como en cuartos de final. Comenzó el 8 de junio de ese año 1958 en la ciudad de Norrkoping. Se enfrentaban Francia y Paraguay. Ganó el equipo francés por siete a tres.

Destacaban dos hombres en aquella selección: Raymond Kopa, protagonista de los grandes éxitos del Real Madrid en los finales de los cincuenta y comienzos de los sesenta, y sobre todos, Just Fontaine. El delantero centro sería, una vez finalizado aquel Mundial, el máximo goleador del mismo.

El partido que sirvió para que Juanito Gardeazabal tomara contacto por vez primera con un Mundial fue, tal vez, el más espectacular de aquel campeonato. Once días después, el mismo escenario servía de marco para uno de los encuentros de cuartos de final. Otra vez Francia en liza, con Irlanda del Norte como oponente. A Gardeazabal le tocó dirigir de nuevo y lo hizo con maestría. Como Fontaine, que volvió a marcar dos goles. Otra vez, en el equipo del gallo destacó Kopa, que tres semanas antes había obtenido la Copa de Europa con el Madrid. Los méritos de Gardeazabal eran muchos. Prácticamente se había paseado en sus dos compromisos, en los que reinó la deportividad.

Así que los organizadores pensaron en él como complemento ideal de Guigue en una de las bandas para el decisivo Suecia-Brasil. Posiblemente sintió un cosquilleo en el estómago cuando recibió el saludo del rey Gustavo Adolfo IV, al que fue presentado por el presidente de la FIFA, Arthur Drewry. El estadio era un clamor, propiciado por el entusiasmo de un público muy deportivo, que recibió con alegría el gol de Liedholm en el minuto 5. Gardeazabal empezaba a disfrutar. El banderín firme en su mano derecha, por esa banda en la que discurría el ataque de Suecia. Pronto cambiaron las tornas gracias a la habilidad de Garrincha. Y, más tarde, ya con el partido cuesta abajo, la exhibición del que con el paso de los años se convertiría en la gran figura del fútbol Mundial.

Allí, sobre el estadio Rasunda, Pelé era un joven menudo de diecisiete años que volvía locos a los defensas suecos y a un público que acabó por entregarse. El número 10 brasileño marcó dos goles y comenzó a consagrarse en Suecia. Con Juan Gardeazabal como uno de los testigos más próximos a lo que sucedía en el campo.

Gardeazabal volvió a disfrutar cuatro años más tarde, en el estadio Nacional de Santiago, cuando Chile venció a Yugoslavia y consiguió la tercera plaza del campeonato celebrado en su país. En Inglaterra, en 1966, Gardeazabal seguía siendo el mejor árbitro de la Liga española y otra vez fue designado para la fase final. En esta oportunidad disfrutó con la Unión Soviética en la que destacaba la «Araña Negra», Lev Yashin. Primero le encargaron el URSS-Corea, con la victoria de los soviéticos por tres a cero. Su participación en un campeonato del Mundo se cerró en cuartos de final, en el estadio Roker Park de Sunderland. Los soviéticos vencieron a Hungría por un apretado dos a uno. Poco más disfrutó del fútbol que tanto amaba. No pudo llegar a México, porque una muerte prematura se cruzó en su camino.

Su último encuentro entre selecciones fue un España-Italia amistoso, jugado en Madrid el 15 de junio de 1969. Una bronconeumonía le impidió comenzar la temporada 69-70 y, después de una larga y dolorosa enfermedad, falleció el 21 de diciembre de 1969.

Siga leyendo
Aviso
Toque aquí para comentar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COPA DEL MUNDO 2018

LOS TEMAS MÁS VISTOS

FACEBOOK

Copyright © 2017 FIEBRE DEPORTIVA SL redaccion@fiebredeportiva.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CANTERA
Un digno Athletic Juvenil no salta la valla del Atlético
El Athletic Juvenil busca una machada
El Athletic valora recuperar a Guillermo
“No se nos puede exigir en 15 años el nivel que alcanzaron los hombres en más de 100”

ENTREVISTA / AINHOA TIRAPU

Damaris Egurrola, en el equipo ideal de la Liga Iberdrola

La jovencísima jugadora del Athletic, entre las más votadas por entrenadores...

Un duro rival en semifinales

El Athletic se enfrenta al Barcelona por una plaza en la...

El Athletic, en semifinales

Los dos goles de Lucía Córdoba doblegan a una Real que...

MUNDIAL DE RUSIA 2018
Se tambalea el mundo

La derrota de Alemania y el empate de Brasil propician un...

Messi y diez menos

Argentina, la gran decepción en los tres primeros días, con su...

Recital de España, pega Cristiano y canta De Gea

El equipo de Hierro se exhibe durante muchos minutos pero acaba...

GIRO DE ITALIA 2018 ITZULIA 2018
Pello Bilbao se une al club

El corredor de Gernika, el último de la lista de ciclistas...

Al tío del mazo le ha dolido el brazo

La fatiga se ha cobrado demasiadas víctimas ilustres en una carrera...

El hombre que conquistó la Cima Coppi

Muere el ex ciclista vizcaíno Andrés Gandarias a los 75 años...

Jon Rahm no pasa el corte de un US Open que revalida Brooks Koepka

A lo largo de las dos únicas jornadas disputadas, el vasco...

63º puesto final para Jon Rahm en The Players Championship

Una mala tercera jornada condenó al golfista vasco en el considerado...

¡Jon Rahm conquista el Open de España!

Quinta victoria como profesional para el golfista vasco, tercera en el...

Grande Jon Rahm: “Soy del Athletic, los demás equipos no me importan mucho”

El golfista de Barrika responde a una pregunta sobre la derrota...

EL AVISO DEL LEÓN

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

¡OH CAPITÁN, MI CAPITÁN!

IÑIGO MARKINEZ

EL TALANTE DE BERIZZO

DAVID ESPINAR Analista deportivo y de comunicación

UNO DE LOS NUESTROS

IÑIGO MARKINEZ

Jonnhy Sexton, una retirada a tiempo

El apertura irlandés falló dos golpes y tras unas molestias en...

Los rusos toman Fadura

El Enisei vence al Heidelberg alemán en la final de la...

Con los nervios de acero

Un golpe transformado por el neozelandés Gareth Anscombe en el último...

La final de la Champions Cup de rugby pone el cartel de “no hay entradas”

Quedan aún alrededor de 2.500 localidades para la final de la...